LA ALIMENTACION DE LOS MEXICANOS

LA ALIMENTACION DE LOS MEXICANOS

$ 70.00
IVA incluido
SIN EXISTENCIAS
Editorial:
FONDO DE CULTURA ECONOMICA (F.C.E.)
Año de edición:
ISBN:
978-970-640-192-2
Páginas:
173
$ 70.00
IVA incluido
SIN EXISTENCIAS

Donato Alarcón Segovia > Miembro de El Colegio Nacional. A menudo se confunden nutrición y alimentación pero éstas no son sinónimas si bien son interdependientes. La nutrición se refiere tanto a los procesos por los que se incorporan los nutrientes contenidos en los alimentos como a lo adecuado de éstos tanto cuantitativa como proporcionalmente para la función de un organismo a través del tiempo. La alimentación, a la que se refiere este simposio es, en cambio, un acto volitivo y consciente que en el hombre no solo depende del instinto sino también de factores geográficos, económicos y fisiológicos. También los hay sociales, religiosos y culturales. Los factores geográficos inciden sobre la disponibilidad de determinados alimentos dada su influencia en la agricultura, la ganadería, la caza y la pesca. También lo hacen sobre su transporte y asequibilidad la cual difiere en los medios rural y urbano. Los factores geográficos han operado a través del tiempo e influenciado también la preparación de los alimentos y su preferencia en razón del clima. Sin saberlo, en regiones frías se tienden a seleccionar aquellos alimentos que serán mas adecuados por su valor nutricio y aporte calórico mientras que, en los trópicos se buscan aquellas que puedan ser más refrescantes o bien induzcan algún mecanismo de protección para el calor extremo. Nuevamente la sabiduría, obra del tiempo, redunda en usos y costumbres alimentarias que pueden parecer paradójicas. Tal es, por ejemplo la ingestión del café originada en Arabia la cual se combina con el uso de ropajes amplios. Se genera así gran sudoración que causa un microambiente debajo de esos ropajes más fresco que el del exterior en el que las temperaturas a menudo exceden la corporal. La situación económica de un país y su ingreso anual per cápita también inciden en sus hábitos alimentarios, principalmente por la disponibilidad regional de los alimentos pero también por el poder mismo de adquisición mediante el comercio. Los habitantes de regiones pobres suelen encontrar subterfugios para hacer rendir más los alimentos disponibles y darles una aparente mayor atracción, aún cuando la razón original de ello haya sido su escasez. Esto ocurre por ejemplo en México con los numerosos platillos elaborados a base de carne deshebrada. En cambio, la afluencia económica resulta a menudo tanto en el dispendio como en la disponibilidad de alimentos que antes fueron exóticos. El poder económico de los Estados Unidos ha resultado en la aparición en sus mercados y tiendas de innumerables productos selectos importados. Esto es más notorio en las grandes ciudades en las que sus habitantes empiezan a presumir de sofisticación en el comer. Su disponibilidad ahí puede haberlos incluso encarecido, y en algunos casos enrarecido, para los habitantes de los países en los que se producen. ¿Qué tanto consumen caviar las clases medias de Rusia o Irán que lo producen? Sin embargo, hay que recordar que en los mismos Estados Unidos puede haber en vecindad casi increíble las mayores carencias y los mayores excesos.