APOYO NUTRICIO EN EL PACIENTE GRAVE

APOYO NUTRICIO EN EL PACIENTE GRAVE

$ 640.00
IVA incluido
SIN EXISTENCIAS
Editorial:
EDITORIAL PRADO
Año de edición:
ISBN:
978-607-7566-41-0
Páginas:
341
$ 640.00
IVA incluido
SIN EXISTENCIAS

El paciente en estado crítico presenta una serie de cambios metabólicos y hormonales que se manifiestan como respuesta inflamatoria sistémica. Esta respuesta conduce a la depleción de las reservas corporales, lo cual está asociado a un incremento en el número de infecciones, estancia hospitalaria, falla orgánica múltiple y mortalidad. El apoyo nutricio representa hoy en día una práctica clínica común en el cuidado integral del enfermo grave. Sin embargo ha evolucionado paulatinamente, en sus inicios se utilizó sólo para los pacientes quirúrgicos en forma de componentes aislados de hidratos de carbono y proteínas, y no fue hasta el año de 1960 cuando se introduce el término de nutrición parenteral total para definir la combinación de los tres macronutrimentos utilizados en el cuerpo: hidratos de carbono, Lípidos y aminoácidos. Más tarde en los años setenta, nace la nutrición enteral con formulaciones preparadas en hospitales pediátricos. La composición de las fórmulas enterales, las cuales originalmente incluían maltosa, dextrinas, lactosa, lípidos de cadena larga, media y triglicéridos, así como proteínas intactas de origen vegetal, se modificó tanto en composición como en proporción, se adicionó fibra, elementos traza, vitaminas y electrólitos. De esta manera, el objetivo tradicional del apoyo nutricio de preservar la masa magra y mantener la función inmune se transforma y actualmente se plantea corno una intervención terapéutica que minimiza la respuesta metabólica al estrés, previene el daño celular oxidativo y favorece la modulación de la respuesta inmune, influyendo así en la evolución y pronóstico de la enfermedad.