DICCIONARIO DE LA LOGICA

DICCIONARIO DE LA LOGICA

$ 295.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos
Editorial:
PLAZA Y VALDES
Año de edición:
Materia
Libros de Consulta, Referencia y Diccionarios
ISBN:
978-968-856-169-0
Páginas:
566
$ 295.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos

Durante cuatro décadas y algo más de un lustro, Eli de Gortari se ha dedicado a estudiar la lógica, a enseñarla en muchas escuelas e instituciones, a tratar de desarrollarla y profundizarla, a discutirla por doquier, a participar en reuniones especializadas entre filósofos, científicos, literatos y otros artistas. Como resultado de esos empeños y actividades, ha escrito y publicado 18 libros y un buen número de artículos y folletos. Ahora, como culmición de esos esfuerzos, nos entrega este Dicciorio, que es su obra mag en la materia cultivada durante tanto tiempo. En la presente obra se ha logrado reunir el considerable número de 6 830 artículos correspondientes a conceptos, términos, locuciones, operaciones, símbolos y fórmulas que han ido integrando a la lógica desde los escritos más antiguos hasta nuestros días, representando a las distintas doctris que vienen al caso. En cada definición explícita, el autor ha procurado cumplir con rigor las exigencias lógicas. Sin embargo, no ha tratado de redactar un curso de lógica, ni tampoco u historia de la discipli. En el contenido de cada artículo se ha esmerado por recoger todos los significados pertinentes, tal y como se les han atribuido en el desarrollo histórico de la lógica y en su uso actual. En la redacción se ha esmerado por obtener la mayor concisión, claridad y precisión. Como se trata de un dicciorio de la lógica, pero no de los lógicos, ninguno de los artículos trata sobre la vida o el pensamiento doctririo de los contribuyentes a la lógica. Tampoco aparecen citas entre comillas, no obstante que muchas frases están reproducidas textualmente, ni tampoco se mencion las fuentes bibliográficas de donde proceden. La Bibliografía Sumaría consta solamente de 22 obras, que fueron las utilizadas con mayor frecuencia. La explicación es muy simple. Un dicciorio es necesariamente la obra menos origil de cualquier autor. En el caso de que la redacción cumpliera con la meta ideal perseguida, entonces en un dicciorio no quedaría incluida ningu idea ni expresión algu perteneciente al autor. En sentido estricto, el texto entero estaría formado por ideas ajes y dichas exactamente con las palabras de quienes las formularon o las retocaron. Entonces, aunque no se consiga precisamente el propósito señalado, el autor del dicciorio tendría que incluir en la bibliografía todas las obras que ha leído acerca de la materia, con las cuales formaría u lista larguísima, pesada y, además, inútil. Lo que el autor ha intentado es hacer del dominio público de u manera conjunta, los términos más importantes de la lógica, que se hayan repartido en muchas y diversas obras. Aunque se propuso aplicar un rigor sin concesiones, se encuentra convencido de que los lectores llegarán a encontrar bastantes fallas en este sentido. También ha estado alerta para evitar los círculos viciosos que son comunes y corrientes en cualquier dicciorio, pero, da por supuesto que se podrán descubrir muchísimos de ellos, tal vez para regocijo de los lectores traviesos y, también, para rendir culto a las tautologías, tan propias de la lógica.