LAS POLÍTICAS DE COMUNICACIÓN EN EL SIGLO 21

LAS POLÍTICAS DE COMUNICACIÓN EN EL SIGLO 21

-10%
$ 455.00
$ 409.50
Pesos mexicanos (MXN)
AGOTADO. Informes: Llame o Escribanos
Editorial:
LA CRUJIA
Año de edición:
ISBN:
978-987-601-187-7
Páginas:
284
-10%
$ 455.00
$ 409.50
Pesos mexicanos (MXN)
AGOTADO. Informes: Llame o Escribanos

Hasta la década de 1980, los modelos de política de comunicación permanecieron estables y con muy escasas variantes. La conjunción entre la emergencia de un nuevo paradigma político como el neoliberalismo y las profundas transformaciones tecnológicas y económicas derivadas de la digitalización promovieron un dinamismo general en el sector de las políticas de comunicación. También se modificaron las prácticas de consumo, de circulación de información e incluso de ejercicio de las formas de ciudadanía a partir de estos procesos y de la expansión de las nuevas tecnologías, en particular, del crecimiento exponencial de Internet.áLa convergencia tecnológica, sumada a la liberalización de los mercados de comunicación y a la circulación abundante de información, demandan una conceptualización diferente de política de comunicación.áComo resultado del trabajo colectivo de la cátedra de Políticas y Planificación de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires, este libro se propone realizar un análisis transversal de los diferentes problemas que afectan al campo comunicacional a nivel global: ciudadanía comunicacional, servicio público, acceso, gobernanza global, espectro radio-eléctrico, concentración de la propiedad, TDT, Internet y propiedad intelectual. El objetivo consiste en contribuir a delinear los rasgos del actual paradigma de políticas de comunicación.áEl principal desafío de las políticas de comunicación democráticas en el siglo XXI pasa por repreguntarse por la definición de ´bien público´ en un esquema mundial digital, globalizado y regido por principios economicistas. Esa pregunta conlleva, indefectiblemente, a interrogarse por el rol de los Estados nacionales a la hora de definir políticas de comunicación, en un escenario donde las empresas de telecomunicaciones y organismos internacionales ligados a dicha industria tienen cada vez más injerencia en la definición de políticas. A lo largo del conjunto del libro se sostiene la necesidad de la intervención estatal, pero no por su mera implicación, sino con un rol activo en la defensa de un ´bien público´ como el comunicacional definido en forma equilibrada por el conjunto de los actores del sistema. En la búsqueda de dicho ´bien común´, la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil deberían constituir un actor importante.