MI HIJO ADOLESCENTE NO COME

MI HIJO ADOLESCENTE NO COME

$ 75.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos
Editorial:
EPOCA
Año de edición:
Materia
Gastronomía y cocina
ISBN:
978-970-627-193-8
Páginas:
221
$ 75.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos

MI HIJO ADOLESCENTE ¡NO COME! ¿QUé HAGO?

Las personas que padecen trastornos alimenticios, ensayan diferentes personalidades para definir aquéllas que serán mejor aceptadas externamente y basan su seguridad en ellas. Los trastornos alimenticios provocan demasiada confusión, pues lo que normalmente es aceptado en un lugar, es rechazado en otro.

En este esfuerzo por coincidir, se hacen expertas en saber qué es lo que los demás esperan de ellas y dicen lo que otros quieren escuchar. Esto irremediablemente las lleva a no saber cómo son, ni qué es lo que desean.

Resulta difícil luchar contra la confusión, el dolor, la desilusión, la tristeza y el rechazo a uno mismo, el miedo a no ser aceptado y además de todo, tolerar la intensidad de todas esas emociones. En ocasiones la obsesión por bajar de peso es un medio para desviar el punto de atención hacia un lugar en donde se cree que las cosas son manipulables.

¿Qué sienten los adolescentes?

Algunos de los sentimientos que acompañan a la adolescencia son de malestar y angustia, sienten un gran deseo de escapar aunque no saben de qué.

Presentan crisis de llanto y los cambios les causan miedo. También sienten ansiedad ante lo desconocido e impotencia por no encontrar su lugar en la vida y por los constantes cambios de estado de ánimo, pero todo esto es normal dentro del proceso.

En la etapa de la adolescencia, es esencial hacer sentir a los jóvenes su propia valía para que mantengan y reafirmen u autoestima alta, que será un punto clave e importante para su desarrollo y desenvolvimiento durante toda la vida.