NOCHES ATICAS

NOCHES ATICAS

$ 110.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos
Editorial:
PORRUA
Año de edición:
ISBN:
978-970-07-1573-5
Páginas:
369
$ 110.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos

En la historia de Roma y de su Imperio, la época que se extiende desde Antonio Pío hasta fines del siglo II toma el nombre de la dinastía de los sucesores de aquel emperador, los Antonios. época que tiene todas las apariencias de una edad floreciente, porque coincide con la mayor prosperidad que jamás conociera el Imperio. Primero Adriano y después los Antonios cumplieron la tarea de extender a todos los países sometidos los beneficios de la paz y del progreso, elevado en lo posible las provincias al nivel de Italia y aún de Roma, o transformado e insertando el Estado romano-itálico en la vasta unidad provincial. En particular el fundador de la dinastía Antonio Pio (138-161) y su hijo adoptivo, Marco Aurelio (161-180), soberanos verdaderamente iluminados, tenían en la mente y en el corazón la paz y el bienestar de su pueblo y cultivaron la justicia y la clemencia. Subieron, por así decirlo, la filosofía al trono, un aspecto de aquella filosofía estoica, o neoestoica, que ya Séneca, si bien por pocos años, había elevado al gobierno del Estado. Durante su imperio se promovió todo género de estudios liberales. Singular desarrollo conoció la jurisprudencia, en homenaje al culto de la justicia y al decidido propósito de reformar el derecho, a los sabios, a los retóricos y a los doctos se les reservaron los máximos honores, algunos representantes de la Nueva Sofistica, como Herores ático, llegaron a alcanzar el consulado. Roma e Italia comenzaron, pues a perder su primacía y su más intensa vitalidad. Por otra parte las provincias, por más que iban creciendo en importancia, no estaban todavía en situación de alcanzar en el terreno intelectual (si se exceptúan Grecia y el Oriente helenizado) la altura que hasta entonces tenía la capital, ya que al menos por algún tiempo, estuvieron más requeridas por necesidades practicas, económicas, materiales, que por otras de tipo espiritual.