UNA REVISION

UNA REVISION

$ 100.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos
Editorial:
PORRUA
Año de edición:
ISBN:
978-968-29-8961-2
Páginas:
79
$ 100.00
Pesos mexicanos (MXN)
Sin stock. Pedidos: Llame o Escribanos

Revisar, volver a ver, explorar otra vez. No es casual que la obra plástica de Vicente Rojo que ahora se muestra en el Museo de Arte Moderno sea la reunión de cuatro décadas de intenso, magisterial trabajo, y que lleve por título, lacónico pero suficiente, ´Una revisión´. Se trata entonces de visitar de nuevo el universo estético que Vicente Rojo ha construido a lo largo de un proceso donde la visión personal del autor se ha fundido en un testimonio artístico que alcanza condiciones de generalidad: nuestro tiempo, nuestro país, nuestro lenguaje, nuestra cultura, nuestros modos de ver. Afirma Hermann Broch que la diosa de la belleza en el arte impone a sus adeptos una falsa exigencia: ´haz un bello trabajo´. El sistema-arte demanda lo contrario: el imperativo ético de ´haz un buen trabajo´. Estos son los polos donde el arte auténtico deslumbra, ciega, después hace ver la verdad, y el arte de efectos, cuya luz es tenue, complace y tranquiliza, oculta la verdad. Los obstáculos se alzan uno sobre otro y a menudo la cultura moderna confunde la urna con el urinal: el mercado, los críticos, las evanescentes modas tutelares, las formas mediáticas y predominantes de la representación. Disuelve y coagula, propone el alquimista para reconstruir la materia del espíritu. Lo mismo debe hacer el artista consigo mismo: disolver todo lo que lo integra para coagularlo en aquello que será su verdadera voz. Entonces aprenderá y también ense?ñará a ver de nuevo el mundo v sus objetos, ejercicio supremo de lo ordinario vuelto extraordinario. A perderlo todo para recuperarlo todo, a sucederse a sí mismo, a aceptar que en los tres órdenes de realidad que la tradición establece el mundo infernal, terrestre y celestial todo es de su posesión, todo el cosmos es su posesión, todas las existencias son suyas. Entonces podrá hacer el registro de sus afirmaciones y de sus negativas, de sus signos admirativos y de interrogación. Entonces su arte será el arte que es arte: poca cosa, gran cosa. Quien atienda las ciento ocho piezas que integran esta muestra de Vicente Rojo deberá concluir, quizá, que la frase de Luis Cardoza y Aragón, entrañable amigo del artista, adquiere nitidez y corporeidad: el arte no es: va siendo, siempre. Durante mu?chos años así ha sido para Rojo, su constructor privilegiado, y aquí su reunión, su revi?sión celebratoria. El Museo de Arte Moderno y El Colegio Nacional han sumado esfuerzos para editar este catálogo y dejar así constancia de tal alcance estético: las obras plenas de un artista.

Otros libros del autor